This post is also available in: en

Colesterol, diabetes, hipertensión, tabaquismo, herencia genética, estrés, obesidad y la frecuencia cardiaca son los llamados factores de riesgo cardiovasculares que determinan las probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca. Algunos de estos riesgos pueden ser reducidos adquiriendo hábitos saludables.