“Descubrimos un potencial oculto que todos tenemos y podemos usar de forma muy positiva”

La formación de Paciente Activo llega por primera vez a la cárcel gracias a Effichronic y logra una gran acogida entre la población reclusa al destacar su efectividad para superar los retos en grupo

El beneficio de los aprendizajes para el colectivo de personas reclusas ha superado las expectativas del programa con su predisposición personal y el interés por aprovechar la experiencia de ser escuchados y compartir sus necesidades de mejorar su salud.

La formación brindada en las Unidades Terapéuticas y Educativas (UTE), el Centro de Inserción Social y el módulo de mujeres del Centro Penitenciario de Asturias, en Villabona, abarca a una diversidad de hombres y mujeres que aprecian la oportunidad de adquirir más conocimientos sobre los hábitos saludables, la gestión de las emociones y el refuerzo de las relaciones con sus compañeros/as.

Podcast

“Hemos aprendido sobre el equilibrio en todos los aspectos de la vida y esto nos ha ayudado a mejorar en nuestras maneras de actuar y relacionarnos entre nosotros”, explica Elisa, una de las participantes de la UTE. Afirma que los retos asumidos durante el programa le han ayudado a cuidar más su salud y sus propósitos personales “son acciones muy importantes, nos dan confianza en nosotros mismos porque nos han ayudado a superarnos a todos. Lo que no podemos cumplir por estar aquí, nos queda para el día que salgamos”, explica la interna.

Dejar de fumar, hacer más ejercicio, elegir buenos alimentos gracias a la comprensión de la información nutricional y el desarrollo de las habilidades comunicativas son algunas de las experiencias destacadas por los internos que ven además cómo esas habilidades se pueden extrapolar a otros ámbitos de la vida. “Todo esto lo puedes aplicar cuando vas al médico, a buscar trabajo o cuando vas a tener una conversación con tu familia o tus amistades”, dice Julián, quien también sugiere “fomentar más este tipo de programas grupales porque es posible en el espacio donde estamos”.

Para Jaime, Paciente Activo ha sido un antes y un después en su experiencia dentro de la UTE, “me ha cambiado mucho, fumo menos y empecé a hacer deporte poco a poco como ya hacía”. Esta iniciativa también le ha permitido acercarse más a sus compañeros, “esto se logra con el apoyo de todos, al no tener a tu familia cerca es importantísimo que nos ayudemos unos a otros”. En el mismo grupo, Hugo secunda su opinión porque “si quieres llegar a conseguir algo tienes que comprometerte en serio y los compañeros te apoyan. A mí eso me motivó mucho”.

En el caso de Alfonso, la formación para alcanzar los retos personales ha incidido positivamente en su disciplina a la hora de estudiar: “Yo llegué a la UTE sin saber dividir y gracias al programa de Paciente Activo y a que me apliqué en mis estudios, saqué el graduado escolar porque me comprometí con mis compañeros”. Ahora Alfonso quiere estudiar en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). En una frase, la experiencia para él supone “el descubrimiento de un potencial que teníamos oculto y que usábamos para lo que no debíamos, pero con algo de orientación y ayuda puede servir para cosas muy positivas”.

A raíz del éxito en las intervenciones con personas reclusas, la Consejería de Salud plantea que Paciente Activo pueda ser replicado en otros centros del territorio nacional. “Realmente ha sido un logro que este programa a nivel nacional es la única penitenciaría donde se ha dado, en la de Asturias”, explica la enfermera Delia Peñacoba, de la Dirección General de Cuidados, Humanización y Atención Sociosanitaria.

Las experiencias previas de las personas reclusas son una de las claves de la autoeficacia del programa porque les permiten reforzar sus enfoques positivos: “Me siento bien porque los retos que me voy poniendo, los voy consiguiendo”, manifiesta Elisa, a quien también secunda Alfonso porque “los retos nos dan confianza y nos animan a nosotros mismos a superarnos. El bienestar al lograr las mejoras para uno mismo reciben además el apoyo del grupo: “entre todos nos animamos, nos damos mensajes positivos y nos vamos ayudando”, agrega Alfonso.

“Yo se lo aconsejaría a cualquier persona aquí y en otras cárceles, tanto a gente joven como a los mayores, que se apunten en cuanto tengan la oportunidad”, concluye Elisa, interna en la UTE.

Las personas reclusas que participaron en el programa han pedido que sus nombres reales no sean utilizados en las publicaciones. Los que aparecen aquí son solamente de referencia.

EFFICHRONIC es un proyecto europeo que investiga la gestión de las enfermedades crónicas en las poblaciones de mayor riesgo socioeconómico para reducir su vulnerabilidad en salud. El análisis permitirá mejorar los sistemas sanitarios europeos para hacerlos más sostenibles y eficaces en el cuidado de las personas. La Consejería de Salud de Asturias, FICYT y SESPA lideran esta iniciativa como parte del consorcio formado por instituciones sanitarias y de investigación de Holanda, Italia y Francia, un instituto experto en la educación para la autogestión de la cronicidad de Reino Unido y la Universidad de Valencia.

La Consejería de Salud de Asturias, FICYT y SESPA lideran esta iniciativa como parte del consorcio formado por instituciones sanitarias y de investigación de Holanda, Italia y Francia, un instituto experto en la educación para la autogestión de la cronicidad de Reino Unido y la Universidad de Valencia.

Contacto

Tierravoz Comunicación – María Cidón
mcidon@tierravoz.com
984 290 041