Aprendimos a dejar atrás las preocupaciones para enfocarnos en tener una vida saludable

Las personas inmigrantes son un colectivo clave en Effichronic debido a que el proceso de adaptación a la vida y la cultura de otro país puede tener un fuerte impacto en su salud

La ansiedad y la depresión son frecuentes entre las personas inmigrantes que, además de cambiar de país y empezar una vida prácticamente desde cero, deben aprender a moverse en otra cultura con sus costumbres propias. “Ser un recién llegado, sin una red de contactos, ni trabajo ni vivienda segura genera muchas preocupaciones, estrés y enfermedades, por lo que es importante aprender a gestionarlo todo”, explica Natalia Solís Almazán, responsable de formación en Cáritas, entidad que colabora con el proyecto Effichronic.

Podcast

Para Gévenis Narváez, joven inmigrante, el programa es de gran utilidad porque “nos abre una gran puerta, nosotros estamos aquí de cero y no todo el mundo tiene la capacidad de salir de sus problemas sin ningún tipo de ayuda”. Narváez destaca cómo la formación en técnicas de relajación y pensamiento positivo, “nos enseñó a vivir más tranquilos porque aprendimos a dejar atrás las preocupaciones y enfocarnos en tener una vida saludable”.

Los inmigrantes de este programa se forman para ser cuidadores de personas mayores, por lo que los aprendizajes del programa Paciente Activo de Asturias (PACAS) de la Consejería de Salud tienen un efecto multiplicador en sus vidas: les permiten aplicar sus conocimientos en la atención de la salud de las personas mayores con enfermedades crónicas o dependientes.

“En particular los inmigrantes demandan más información práctica para llevarla a su día a día, pero todos se llevan el regalo de saber cómo cuidarse mejor y lo
agradecen muchísimo”, señala Raquel Vázquez, enfermera de la Consejería de Salud, quien también destaca el aporte de los grupos dentro de la formación porque “es algo más que la suma de las partes”.

Así lo manifiesta Leonardo Gavilán, quien reconoce los beneficios personales de esta formación: “El curso lo vi como una gran utilidad para mi porque me ha dado herramientas para ir incorporando los cambios poquito a poco en mi vida con los que ido venciendo lo que antes me parecía imposible”.

Además, la metodología del programa durante el proyecto Effichronic les ha permitido aprender y progresar en grupo, en un entorno de amistad que mejora sus relaciones sociales y les facilita una red de contactos que les hace sentirse integrados y acogidos en esta nueva etapa de su vida, expresa Solís.

“Es una experiencia muy buena porque compartimos mucho. Ellos necesitan a alguien que los escuche y sentirse acompañados”, reconoce Celia Bernardo, voluntaria de Cáritas. Ella también destaca los grandes cambios en los hábitos de los participantes, como Narváez que ahora come más verduras y frutas y hace más ejercicio físico porque su objetivo es “mejorar su salud”.

EFFICHRONIC es un proyecto europeo que investiga la gestión de las enfermedades crónicas en las poblaciones de mayor riesgo socioeconómico para reducir su vulnerabilidad en salud. El análisis permitirá mejorar los sistemas sanitarios europeos para hacerlos más sostenibles y eficaces en el cuidado de las personas.

La Consejería de Salud de Asturias, FICYT y SESPA lideran esta iniciativa como parte del consorcio formado por instituciones sanitarias y de investigación de Holanda, Italia y Francia, un instituto experto en la educación para la autogestión de la cronicidad de Reino Unido y la Universidad de Valencia.

Contacto

Tierravoz Comunicación – María Cidón
mcidon@tierravoz.com
984 290 041