This post is also available in: Inglés

Los resultados de este proyecto aplicado en cinco países europeos confirman la eficacia del nuevo modelo de bienestar para los pacientes crónicos y sus comunidades 
Casi 3.000 personas de colectivos en vulnerabilidad emplean ya la metodología del Paciente Activo para mejorar su calidad de vida en entornos complejos 
Las personas pueden tomar el control de su salud con información y herramientas sencillas para prevenir enfermedades y difundir buenas prácticas en sus comunidades. Así lo ha demostrado el programa Paciente Activo en cuatro colectivos seleccionados estratégicamente por sus condiciones socioeconómicas y culturales para ser parte del proyecto Effichronic.
Esta iniciativa asturiana apoyada por Europa fomenta una menor dependencia de la atención sanitaria al poner a las personas y sus comunidades como protagonistas en el desarrollo de buenas prácticas para una vida saludable. Con la coordinación técnica de la Fundación para el Fomento en Asturias de la Investigación Científica Aplicada y la Tecnología (FICYT), la Consejería de Salud y el Servicio de Salud de Asturias (SESPA) lideran un proyecto cuyo objetivo es comprobar el potencial de los programas de autocuidado en las poblaciones con menos protagonismo en las políticas sanitarias: comunidad gitana, población reclusa, mayores y cuidadores e inmigrantes.