“El programa nos motivó a cuidarnos y a hacer los cambios necesarios para mejorar nuestra salud”

La calidad del proyecto europeo para la promoción de la salud es un gesto positivo para la comunidad gitana y un hito más en su camino hacia la inclusión social

La unidad, el trabajo en equipo y el compromiso del grupo de mujeres gitanas que fueron capacitadas por el Programa Paciente Activo de Asturias (Pacas) durante el proyecto europeo Effichronic, han supuesto un éxito en el aprovechamiento de las nuevas habilidades para mejorar su salud y calidad de vida.

Las herramientas del “maletín de manejo personal” impartidas durante el programa les permiten establecer pequeñas metas y planes de acción para resolver sus problemas cotidianos. Durante las seis semanas del curso, las mujeres adquirieron conocimientos sobre la composición nutricional de los alimentos que consumen y la actividad física diaria entre otros conocimientos esenciales para mantenerse sanas. Además, obtuvieron aprendizajes para la toma de decisiones y la gestión de las emociones. Este último aspecto es destacado por las participantes, que en su mayoría son amas de casa y madres, sobre quienes recae gran parte del trabajo doméstico y las responsabilidades del cuidado.

Podcast

“En el curso había mujeres desde los 25 a los 70 años y a todas nos ha venido muy bien, la gestión de las emociones y los hábitos saludables han sido muy útiles”, indica Dora Gabarri, beneficiaria del programa. “Nos ha ayudado a plantear los problemas y ver la parte positiva de las cosas”, agrega Gabarri. Ella reconoce que a través de lo aprendido y de sus nuevas rutinas también ha logrado perder más de ocho kilos, uno de sus propósitos dentro del grupo de Paciente Activo.

La colaboración de la asociación UNGA es fundamental para llegar a la población de la comunidad gitana. Esta entidad asturiana cuenta con 38 años de trabajo en los ámbitos educativos, de salud y empleo para lograr la igualdad de condiciones manteniendo la identidad y las costumbres propias de su etnia. Además, el programa también obtuvo una buena aceptación en la urbanización La Llosa de la parroquia de Ferreros, en Soto de Ribera, donde igualmente se trabajó con las mujeres de la etnia gitana.

Verónica Jiménez, mediadora de UNGA, fue invitada a formar un grupo de mujeres gitanas para impartir el Programa Paciente Activo dentro del proyecto Effichronic. “Decidí que iba a trabajar para crear el grupo, para que ellas mismas pudieran transmitir sus conocimientos a otras personas de la comunidad”, explica Jiménez. “El programa nos motivó a cuidarnos y a hacer los cambios necesarios en cada persona para mejorar su salud”, agrega.

Para Silvia Jiménez, otra de las participantes, “el programa fue de mucho provecho, aún tiempo después mantenemos lo que aprendimos y entre nosotras estamos pendientes de nuestra evolución”, expresa al reconocer también que que poner en práctica estos cambios supuso un esfuerzo personal.

Los hábitos saludables y una mejor alimentación en el ámbito familiar son “cosas que tenemos que ir cambiando poco a poco”, detalla Jiménez, para quien estos conocimientos son importantes porque, “ahora en la comunidad gitana estamos más abiertos a aprender”.

La experiencia fue muy positiva para las coordinadoras de la Consejería de Salud, quienes destacan la capacidad de trabajo en conjunto de estas mujeres y el potencial para mejorar la salud de su comunidad. “La acogida del grupo fue muy buena, resultó muy sencillo trabajar con ellas porque su red es muy fuerte y lo demostraron al preparar sus planes de acción dentro del programa”, detalla Raquel Álvarez, técnica del programa.

EFFICHRONIC es un proyecto europeo que investiga la gestión de las enfermedades crónicas en las poblaciones de mayor riesgo socioeconómico para reducir su vulnerabilidad en salud. El análisis permitirá mejorar los sistemas sanitarios europeos para hacerlos más sostenibles y eficaces en el cuidado de las personas. La Consejería de Salud de Asturias, FICYT y SESPA lideran esta iniciativa como parte del consorcio formado por instituciones sanitarias y de investigación de Holanda, Italia y Francia, un instituto experto en la educación para la autogestión de la cronicidad de Reino Unido y la Universidad de Valencia.

La Consejería de Salud de Asturias, FICYT y SESPA lideran esta iniciativa como parte del consorcio formado por instituciones sanitarias y de investigación de Holanda, Italia y Francia, un instituto experto en la educación para la autogestión de la cronicidad de Reino Unido y la Universidad de Valencia.

Contacto

Tierravoz Comunicación – María Cidón
mcidon@tierravoz.com
984 290 041